Gadget

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.

martes, 22 de noviembre de 2016

Derecho a la Educación en la República Dominicana.

La educación es en la actualidad un derecho humano fundamental ampliamente reconocido por la mayoría de las constituciones de otros países, a lo no escapa la Constitución Dominicana, así como por los textos internacionales relativos a los derechos humanos y aquellos otros que protegen a la niñez, de los cuales nuestro País es signatario.
Además de consistir en un derecho social fundamental, la educación es un instrumento esencial para el progreso y desarrollo de las naciones.

El Derecho a la Educación, esta establecido en el artículo 63 de la Constitución, el cual dice que toda persona tiene derecho a una educación integral, de calidad, permanente, en igualdad de condiciones y oportunidades, sin más limitaciones que las derivadas de sus aptitudes, vocación y aspiraciones.   En consecuencia:

La educación tiene por objeto la formación integral del ser humano a lo largo de toda su vida y debe orientarse hacia el desarrollo de su potencial creativo y de sus valores éticos.  Busca el acceso al conocimiento, a la ciencia, a la técnica y a los demás bienes y valores de la cultura.

La familia es responsable de la educación de sus integrantes y tiene derecho a escoger el tipo de educación de sus hijos menores.

El Estado garantiza la educación pública gratuita y la declara obligatoria en el nivel inicial, básico y medio.   La oferta para el nivel inicial será definida en la ley.   La educación superior en el sistema público será financiada por el Estado, garantizando una distribución de los recursos proporcional a la oferta educativa de las regiones, de conformidad con lo que establezca la ley.

Con la finalidad de formar ciudadanas y ciudadanos conscientes de sus derechos y deberes, en todas las instituciones de educación pública y privada serán obligatorias la instrucción en la formación social y cívica, la enseñanza de la Constitución, de los derechos y garantías fundamentales, de los valores patrios y de los principios de convivencia pacífica.