Gadget

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.

martes, 6 de diciembre de 2016

Solidaridad y Familia.

Los valores que se inculcan en el hogar son los que determinan el comportamiento de los hijos y conforman el bagaje personal que desarrollarán durante su vida adulta.

El modo en que los padres vivan los valores configura un modelo de acción de gran trascendencia en la formación de niños y jóvenes.   la familia es el grupo primario de formación de las personas:  en su seno se establecen los principios y valores con los que crecerán y desarrollarán sus integrantes.  Estas pautas originan vínculos formales que crean obligaciones de ayuda mutua y de respeto a los demás.
En este sentido, los lazos de unión derivados del parentesco, fundan la plataforma inicial de solidaridad humana que representa la igualdad radical que une a los seres humanos.

Solidaridad significa preocupación y empatía por el otro, por eso la familia es el ámbito privilegiado para aprender este valor.   ¿Cómo?  Los expertos coinciden en que más que con palabras, la solidaridad se aprende con el ejemplo.

Padres que están pendientes de las necesidades familiares y que no son indiferentes a los problemas de su barrio o ciudad, son padres que con su testimonio muestran a sus hijos el significado de la solidaridad.   Predicar con el ejemplo en las cosas más simples, estimular a los hijos a salir de sí mismos para a otros y mantener una actitud responsable frente a las necesidades del entorno social, constituyen los mecanismos más adecuados para educar a los familiares en el ejercicio de la solidaridad social.

En el marco social, la familia tiene importantes tareas vinculadas de forma directa con la preservación de la vida de sus integrantes, así como de su desarrollo y bienestar.  Dentro de ella, se
satisfacen necesidades básicas como alimento, techo, salud, ropa, y se brinda seguridad y cuidado a los niños, a las personas con discapacidad, a los ancianos.   La familia representa un ámbito donde se puede aplicar la solidaridad por medio del desarrollo de afectos que permiten valorar el socorro mutuo y la ayuda al prójimo.

Manual Valores y Principios, Seguridad Social para Todos.